viernes, 13 de junio de 2014

Poética del Juglar

[Texto gentileza de Luis P. Carnicero]

En el devenir del solsticio se vuelve la mirada hacia la Edad Media, con el impresionante fondo arquitectónico del Castillo de Laguna de Negrillos, fundiendo la juglaresca y las ruinas: palabra y música en el tiempo y en el espacio.

Crispín de Olot como tañedor de instrumentos musicales, Templete Teatro en la dramatización, Toño Odón como cantautor, Marina Justel como rabelista, Javier Pérez Andrés como peregrino, junto con otros músicos y jóvenes intérpretes, se unen para representar el Misterio escenográfico, profano, dramático-musical, de Luis Carnicero, con escenografía y dirección del propio autor.

JUSTIFICACIÓN DEL MISTERIO 

El Misterio intenta remedar alguna de las representaciones teatrales medievales y podría transcurrir en cualquier castillo, pero previa a la celebración del Corpus sucede en el patio de armas del de Laguna de Negrillos, en el espacio que se encuentra entre las torres de la izquierda entrando. 

En ese  escenario se recrean, como en superposición de ideas, o de tramas,  arcángeles, ruinas, paraísos, abades, caballeros… con carácter simbólico, apareciendo arquitecturas tabladas, efímeras, con guiños a la pintura, a la poesía, desde el inter-arte y la  inter-ciencia, junto al latir de la piedra, de la belleza sedimentada como vestigio de una creación sin acabar.

En el Misterio, esencialmente profano, se van yuxtaponiendo espacios, siempre entre la palabra y la música, mezclados con la pura visualidad, reflexionando sobre las ruinas desde el amor, desde el acercamiento a lo divino, desde la muerte… Y se hace por boca de Juglar, cuya alma viene a habitar el castillo por el tiempo que le permite Azrael quien, enviado por Dios, halló polvo en la tierra para modelar a Adán. 

Azrael vuelve cada trece mil años para escribir -devolviéndole así, efímeramente, a la vida- el nombre de alguien al que da tiempo para expresarse, borrándolo después. Juglar desgrana recuerdos, pensamientos, versos…  sobre una  escenografía arquitectónica, acaso como  gran maqueta que es alegoría o parodia de la propia escenografía del castillo, de forma que la realidad pasa a ser el decorado.

 (Texto extraído de las páginas del propio Misterio)


www.museoalhajas.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario