martes, 28 de agosto de 2012

Tista y Sara Incendio Castrocontrigo ¡Apagad el fuego!




El fuego de León arrasa con la memoria poética de Antonio Colinas

(http://entretenimiento.terra.es/) 

"Siento como si estuvieran ardiendo mis propios poemas y mis relatos". Así se siente el poeta leonés Antonio Colinas ante el pavoroso incendio que está asolando el sur de la provincia de León, y que ya ha arrasado 10.000 hectáreas.

La memoria y el trabajo literario de Antonio Colinas (La Bañeza, León, 1946) se ha cimentado en la armonía con la naturaleza y más concretamente con el paisaje leonés, con sus montañas, riberas, pinos y o encinares.

De hecho, en el último cuento de su libro "Leyendo en las piedras", el titulado "Siempre te esperaré donde se pone el sol" se desarrolla íntegramente en Cubo de Benavente, la localidad que es el primer pueblo de Zamora donde comenzó el pasado domingo el incendio.

"En este cuento, el personaje central busca lo imposible o huye en busca de algo que solo encontrará en un punto concreto; en ese horizonte donde se pone el sol, en una cima llena de pinos que mira a dos provincias: Cubo de Benavente y Nogarejas", explica a Efe el poeta, narrador, traductor y ensayista, premio Nacional de la Critica y premio las Letras de Castilla y León, entre otros muchos galardones.

"Desde esa altura -precisa Colinas- el personaje del libro encuentra precisamente allí lo que siempre idealizó: un inmenso y bellísimo paisaje de pinares que, secularmente, se han extendido como un don precioso entre dos cimas tutelares, Peña Trevinca y El Taleno, las dos montañas mas elevadas de ese noroeste cercado por un mar de pinos que ahora han quedado, en poco menos de cuarenta y ocho horas, reducido a cenizas".

El incendio, que según el Gobierno autonómico de Castilla y León se encuentra estabilizado pero activo y que está considerado el más grave de la década en Castilla y León, ha quemado Castrocontrigo.

"Castrocontrigo o Tabuyu, a cuyos pinares dicen que también ha llegado el fuego, siempre han ido unidos a nuestra memoria a sus pinares, a nuestros primeros aromas puros respirados. Por eso escribí mis poemas 'Caballos y molinos en pinar', que son la prueba de esa plenitud", ha explicado.

Colinas, que lleva en sus espaldas cuarenta y cinco años de poesía vivida y ensoñada y que han quedado abrochados en un volumen de casi mil páginas aparecido hace unos meses bajo el título de "Obra poética completa" (Siruela), es una de las voces líricas más hondas y reconocidas de la literatura en español.

Una vida que ha estado marcada por la unión y la búsqueda de equilibrio entre la vida, la naturaleza y la escritura, una armonía que ahora se ha visto trastocada.

"Los ríos se han cubierto de cenizas. La ceniza ha llegado con la humareda hasta la misma catedral de León. Las fotografías con las llamas de 50 metros son dantescas, el esfuerzo de los trabajadores es denodado y se tardará, dicen, un mínimo de cincuenta años en recuperar un pinar como el que ha sido arrasado", se lamenta Colinas.

Un lamento muy pesimista que incluso le lleva al poeta a dudar de las cifras dadas. "Dudo mucho de que sean cincuenta años lo que tarde en recuperar los pinares, dudo de que alguien vuelva a ver estos parajes, ahora arrasados en sus bosques, cultivos, huertos, micología, coto de caza o rutas turísticas, tal y como fueron", concluye este poeta que lee en la naturaleza.-

www.museoalhajas.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada